martes, 27 de enero de 2009

Piden revisar constitucionalidad de inhabilidades de diputados


En marzo pasado, la Corte Constitucional declaró inexequible parte de la norma que establecía las inhabilidades para parientes de mandatarios y algunos servidores públicos

UNA DE las primeras acciones del nuevo procurador Alejandro Ordóñez con impacto regional es la solicitud que hizo el despacho a su cargo a la Corte Constitucional para que declare la inconstitucionalidad de parte de la norma que establece las inhabilidades de los diputados.

El Ministerio Público considera que el Legislador extralimitó sus funciones en parte de la Ley 617 de 2000, en donde se establecen las inhabilidades de los diputados.

El numeral a que se hace referencia establece que “No podrá ser inscrito como candidato ni elegido diputado:(…) 5. Quien tenga vínculo por matrimonio, o unión permanente, o de parentesco en segundo grado de consanguinidad, primero de afinidad o único civil, con funcionarios que dentro de los doce (12) meses anteriores a la elección hayan ejercido autoridad civil, política, administrativa o militar en el respectivo departamento; o con quienes dentro del mismo lapso hayan sido representantes legales de entidades que administren tributos, tasas o contribuciones, o de las entidades que presten servicios públicos domiciliarios o de seguridad social de salud en el régimen subsidiado en el respectivo departamento (…)”

Consideró la Procuraduría que la expresión “segundo grado de consanguinidad” señalada como inhabilidad para los diputados viola la Constitución, pues según la misma, no puede ser menos rigurosa la inhabilidad consagrada para los diputados frente a la establecida para los congresistas que en la misma materia establece “tercer grado de consanguinidad.”

Precisó la Procuraduría en su solicitud que “los grados de consanguinidad entre dos personas se cuentan por el número de generaciones. Así, el nieto está en segundo grado de consanguinidad con el abuelo, y dos primos hermanos en cuarto grado de consanguinidad entre sí”. Lo que se traduce en que el parentesco en segundo grado de consanguinidad abarca un grupo menor de personas que el grupo de personas comprendido por el parentesco en tercer grado de consanguinidad.

Aclaró finalmente el Ministerio Público que no obstante se declarare la inexequibilidad de la expresión demandada, ello no conduce a que deje de existir inhabilidad para los diputados por parentesco de consanguinidad, pues el efecto real sería la aplicación directa de la Constitución en lo relacionado con el tercer grado de parentesco de consanguinidad.

Antecedentes con parientes

En septiembre pasado, la Corte Constitucional declaró inexequible el inciso segundo del artículo 49 de la Ley 1148 de 2007, que establecía inhabilidades de parientes de mandatarios y servidores públicos elegidos por voto popular.

La norma señalaba que los cónyuges o compañeros permanentes de los gobernadores, diputados, alcaldes municipales y distritales y concejales municipales y distritales ni sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o primero civil podrán ser designados funcionarios de la respectiva entidad territorial.

El Alto Tribunal decidió “declarar inexequible la expresión ‘dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil’ y exequible el resto del inciso segundo de la Ley 1148, en el entendido de que esta prohibición se predica de los parientes en el segundo grado de consaguinidad, primero de afinidad y único civil, como lo establece el artículo 292 de la Constitución Política.

El Alto Tribunal decidió que la extensión de la prohibición contenida en el inciso segundo del artículo 49 de la Ley 1148 de 2007 desborda los límites fijados por el propio constituyente en el artículo 292.


No hay comentarios: